Comunicado en lo que respecta al Cruce Ilegal de las Fronteras

  1. En vista de la Pandemia del COVID-19, las fronteras de Trinidad y Tobago están cerradas. El país está sufriendo un incremento en los casos de COVID-19; que ha dado lugar a numerosos fallecimientos registrados diariamente. A raíz de ello, el Gobierno ha anunciado un estado de emergencia pública – Por ello, Trinidad y Tobago está bajo encierro y en toque de queda de 9.00 am a 5.00am. El quebrantamiento de estas regulaciones acarrea una penalización de $250,000TTD y 6 meses de encarcelamiento. Está prohibido estar en la playa, en una embarcación en las aguas de Trinidad y Tobago (con fines de esparcimiento), congregarse en público para los servicios no esenciales y desobedecer el toque de queda. Las personas que cruzan las fronteras e ingresan mediante los canales irregulares pueden ser arrestadas, recluidas, trasladadas a una estación de cuarentena y posteriormente deportadas. También pueden ser arrestadas y acusadas de un delito penal.

2. También es un delito penal ingresar a Trinidad y Tobago a través de los puertos de entrada ilegales y acarrea una penalización máxima de $50,000TTD y 3 años de encarcelamiento, en el caso que el delito se haya cometido por primera vez. Puede entonces ser arrestado, acusado, enjuiciado y enviado a prisión. 

3. También las personas que ayudan a otras a entrar a Trinidad y Tobago pueden ser acusadas por complicidad y encubrimiento, lo cual es del mismo modo un delito penal.

4. Al ingresar en Trinidad y Tobago durante esta época también corre el riesgo de ser víctima de la trata y/o ser acusado por las autoridades de contrabando de migrantes o trata de personas. Ser contrabandeado trae consigo sus propios riesgos y su vida puede correr peligro en manos de los contrabandistas. 

5. Inadvertidamente también se puede ver involucrado en actividades delictivas si se arriesga a ingresar en Trinidad y Tobago durante estos momentos, puesto que los botes pueden llevar consigo a personas que carguen sustancias estupefacientes, armas y municiones y  otra mercancía ilegal o también pueda verse implicado en otras actividades delictivas como pandillas. 

6. También Trinidad y Tobago tiene un reducido número de vacunas contra el COVID-19 y camas en los hospitales. Puede correr el riesgo de ser encuarentenado en condiciones precarias y por largos periodos de tiempo. 

Le pedimos que no quebrante ninguna de las leyes de Trinidad y Tobago, sobre todo en esta época en donde el país está más vulnerable durante esta pandemia del COVID-19. No se arriesgue  innecesariamente a exponerse  al COVID-19, a las actividades delictivas y a la reclusión. LWC es incapaz de aconsejarle a cualquiera de entrar a Trinidad y Tobago conforme a nuestro mandato de seguir las Leyes de Trinidad y Tobago. 
Estamos comprometidos a cooperar con el Gobierno de Trinidad y Tobago y con nuestra comunidad de migrantes para garantizar que los derechos y libertades de las personas sean respetadas de manera que se ajusten a las leyes de Trinidad y Tobago y a los desafíos singulares presentados por la pandemia del COVID-19.
top